Blogia
aunqueseaceniza

Apostilla

La parábola de los talentos: un hombre entrega dinero a cada uno de sus siervos, para que ellos lo hagan producir según su capacidad. Al primero, cinco talentos. Al segundo, dos talentos. Al tercero, uno. El primero devuelve diez al amo. El segundo, cuatro. El tercero, que se ha limitado a enterrar el dinero porque sabe que su señor cosecha donde no ha sembrado y recoge donde no ha esparcido, devuelve el talento que se le dio en principio. El amo maldice al tercer criado.

El talento como algo ajeno. Como algo que no te pertenece, que debe devolverse por el doble de lo que se recibió.

A M. también lo carcomía eso.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Gemma -

Gracias, salao. Pues no veas, con lo de los come madera: hace ya mucho tiempo soñé que me habían hecho una radiografía y que tenía carcoma en los huesos.

oscar -

terrible lo de la carcona. hay casas enteras que se desmoronan por acción de esos bichillos.
te vas a quitar un peso de encima cuando tengas la tesis que lo vas a celebrar tirando los talentos por la ventana y las cuartillas en blanco o no se convertirán en mariposas.
al tiempo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres